sábado, 3 de agosto de 2013

Simplemente, me alejo.


Me preguntan por qué me alejo. Por qué no hablo y digo lo que siento. O lo que creo que es "Mi" Verdad ( Cuando me refiero a éste pronombre en primera persona, es para diferenciar y hacer hincapié de que cada uno tenemos nuestras verdades a ojos de los demás, estemos o no estemos equivocados. Es nuestra Verdad y punto)

Me preguntan por qué no me defiendo,  conociendo muchos esa parte de mí donde lo doy todo a cambio de nada y sin importarme las consecuencias.

Solo lo voy a escribir esta vez y ninguna más. No deseo entrar en el trapo de los "Dimes y diretes" porque eso está muy feo y con ello no crezco como persona.

Y yo quiero crecer diariamente aunque sea la indiferencia mi aliada.

No podría nunca hablar mal. Ni reenviar correos donde las confesiones son personales y para un sólo amigo (Es un delito) Ni sacar mucho menos, beneficio propio de nada ni de nadie que no sea de mi trabajo. Un trabajo altruista y hecho para quienes considero mis amigos. Y por supuesto, esos mismos amigos son aquellos que han agradecido con comentarios en mi Blog públicamente lo que en su día hice por ellos.

Con dedicatoria y devoción.

Esos amigos virtuales o no. Unos que conoces en vertical y otros por las Redes, son quienes a veces te aconsejan antes de cometer una tontería como la que cometí hace dos años y que si bien en su día acepté el buen consejo, hoy me arrepiento de no haberlo seguido. 

Por consiguiente, cuando ese amigo o amiga virtual o no y que me ofreció su objetividad lo veo en una situación similar, le recuerdo lo que un día me aconsejó de buena Fe para que no caiga en el mismo error.

No soy una ladrona. Al revés. Tengo una puerta abierta para quienes me necesiten en su momento pero siempre desde el respeto. Sin respeto no se avanza y si no avanzamos, quedamos recluidos en la Ignorancia.

Una persona puede ser muy culta pero a la vez ignorante.

Amigos de hace más de 10 años cuyos rostros sólo conozco por fotos. Voces al teléfono y alguna que otra carta en el correo de todo la vida de Dios.

Nunca se le debe de hacer daño a personas que se han querido. Esos amigos que nunca estuvieron para una pero sí una para ellos. Esos pequeños ególatras encantadores cuyo carta de pago o moneda de cambio por tus... Digámos...  "Servicios" ha sido una linda sonrisa de oreja a oreja. Y con ella, te consideras bien "pagada"
Con dedicatoria y devoción.

Hablar mal de alguien atacando y acosando en las Redes Sociales está muy feo. Y es delictivo ya que los recortes de pantallas por terceras personas (Éstas mismas que desean que hable) y correos reenviados, son pruebas irrefutables del maltrato recibido. Porque esas acciones se consideran malos tratos.

Y hablar de una dama, es más feo todavía. Por eso de mi boca y por más que me pregunten, jamás diré nada.

Y si he dicho lo mínimo, ha sido en un momento de ofuscación ante tanta información negativa recibida hacia mi persona.

Nada de lo que es real. De lo que fue y de lo que está más que probado por oficinas administrativas y  por algún que otro Ministerio hoy oficiado por el PP.

Los expedientes deben de estar guardados y sellados como así los selló un Juez en su día. Expedientes olvidados en un cajón de algún que otro abogado y sentencias archivadas o sobreseídas.

Nunca! Nunca! Se debe morder la mano de quien te dió de comer. Por eso me alejo.

Por eso no entro al trapo y por esta sencilla razón, quienes entran en el juego de ser "intermediarios falsos" no son personas para mí gratas.

Y me alejo.

Y no contesto a sus correos.

Y no respondo a sus Whatsapps.

Y no quiero saber nada porque sé lo que hice en su día.

Y sabéis qué? Que no me pesa. Ni me importa porque ya está archivado en mi corazón.

Mis ojos son ventanas que se cierran cuando hace frío y que se abren cuando Amanecer y Atardecer no es costumbrismo sino un acto de necesidad vital.

Así que os pido por favor que no remováis más el puchero. Si habla... Que hable. Si grita... Que grite.

Que ni voy a denunciar ni oiré sus chismes.

Que me da igual.

Que quienes verdaderamente me conocen saben muy bien que soy incapaz de devolver el daño recibido.

Que siempre que me equivoco pido perdón.
Y que si lo que quiere es unan contienda inútil... Dos no se pelean si uno no quiere.

Y por supuesto recalcar que nunca me he beneficiado de nada ni de nadie y ni mucho menos, adueñarme del trabajo ajeno.


Gracias!!!
Publicar un comentario