viernes, 30 de agosto de 2013

Agua y Romero

Me regalaste aquella planta de romero
que con tanto amor por su esqueje sembraste
y junto a la hierbabuena coloqué el tiesto...
Una maceta de barro vieja y con olor a Esperanzas que da color y vida a mi patio ahora limpio de tristezas.


Alegre la tarde. Lluviosa la noche.
Gotas de vida que fluyen del Cielo
para fusionarse en un mismo Ser.
Agua y Romero.

Y en la madrugada...
bañó la Lluvia de verano
las flores de mi alma.

Y en la mañana...
Vi nacer un nuevo día
y me di cuenta de cuánto me amabas.

Comprendí entonces tu amor.
Siempre callado y expectante.
Comprendí tu mimo y paciencia
cuando sembrabas tallos mordidos en la tierra.

Entendí por fin esos consejos codificados
que mi mente, entonces adolescente,
no supo descifrar por sobredosis de valentía.

Valentía estúpida y suicida propia de la edad,
hermanada con la imprudencia.
Dulce locura que aún y por pocas veces acompaña
a mi desmemoriada piel
a quien el Tiempo advierte una y mil veces
que toda ella pertenece al pasado.
Que toda ella pertenece al Ayer.

 Y... ¡Lo más importante!
Aprendí la lección más dura de mi vida...
Conocer la Humildad y la Sabiduría.
Y todo ello con la esperanza
de vivir cada segundo.
Cada instante...

Cada día.


Dedicada a mi madre.
Publicar un comentario