lunes, 21 de octubre de 2013

Jugando a ser dioses







Vuelo junto a ti, mi amigo
a la velocidad de la Luz,
mientras, urgimos un plan
para derrocar al Traidor.

 Tú insinúas usar el Poder de las armas
y yo, el de la Palabra.
Eres el hermano pequeño de la Rebelión
Tu canto amigo mío, es una Llamada.

Afirmas que...

Los niños no entienden de dinero
solo quieren sus regalos navideños.
La Caridad se ha convertido en fragmentos
duros y cortantes de frío Hielo.

Te aseguro que...

En algún rincón del Planeta
hay corazones llenos de Bondad.
Manos que saludan al Viajero
que huye de la Rebelión de un país en coma.

Y me respondes...

Cuando en el País de la Libertad
destierran a los gitanos,
persiguen a  quienes aman a su propio género,
ahogan las voces en la Oscuridad,
no socorren a los náufragos...
se es inmune al dolor ajeno...

Cuando miles de personas pierden sus hogares
mientras el banquero cuenta tus billetes
y la Política administra tus bienes...
Es hora, amiga mía, de entonar un cántico guerrero.

Entonces callé...

Caí en la cuenta que tras las luces
no existen subterfugios migratorios
cuando ves desafiante
un cartel de El Corte Inglés.

Jugamos a ser dioses
en un Olimpo cualquiera.
Aleaciones de metal en nuestras manos...
Hechizadas, transmiten Guerra.

Tu y yo somos uno.






Publicar un comentario